Inseguridad alimentaria y nutricional por el ataque del COVID 19

Por: Dra., M.Sc., Nutricionista, Faviola Jiménez Ramos. CEO de la Red Peruana de Alimentación y Nutrición (RPAN). 

 

La pandemia mundial que atravesamos viene impactando negativamente los cinco componentes de la Seguridad Alimentaria y Nutricional  (SAN) mundial: 


1.    DISPONIBILIDAD
2.    ACCESIBILIDAD
3.    UTILIZACIÓN
4.    INSTITUCIONALIDAD Y 
5.    SOSTENIBILIDAD

 

 

Recordemos que un sistema alimentario sostenible “es aquel que garantiza la Sguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) de todas las personas de tal forma que no se pongan en riesgo las bases económicas, sociales y ambientales de éstas para las futuras generaciones”.


Por lo expuesto el ataque del CORONAVIRUS COVID-19 nos plantea un cambio de paradigma en el modelamiento de nuevos sistemas alimentarios, si bien es cierto actualmente se han delimitado algunas rutas de acción como por ejemplo los objetivos de desarrollo sostenibles, el #PactodeMilán o la promoción de ciudades saludables y sostenibles propuesta en la Conferencia de Promoción de la Salud realizada en Shangai en el año 2016; considero a la luz de los acontecimientos que todo ello es insuficiente.
 

En el caso del Perú necesitamos urgentemente integrar costa, sierra y selva pues es inadmisible que sigamos permitiendo la pérdida de alimentos por temas de transporte o temas climáticos; es urgente promover estrategias de post cosecha que agreguen valor a los cultivos y tomar en serio las estrategias planteadas por la FAO – Organización de la Agricultura y Alimentación – en relación a la lucha contra el desperdicio de los alimentos.

 

Urge difundir e implementar las medidas de promoción de sistemas alimentarios urbanos propuestos en el #pactodeMilán , algunas recomendaciones de este pacto son completamente pertinentes en la situación que atravesamos y que paso a recordar:

 

1.    Planificar la compra semanal
2.    Comprar productos locales y de temporada
3.    Evitar productos que recorren miles de kilómetros antes de llegar a la mesa
4.    Hacer la compra en tiendas o mercados de tu barrio
5.    Evitar comprar alimentos que vienen envasados en plástico
6.    Cocinar tus propios platos y recuperar las recetas familiares
7.    Informarse y participar en huertos urbanos y grupos de consumo y
8.    Saborear y disfrutar de la comida en compañía

 

Al recordar estos lineamientos me doy cuenta que es urgente implementarlos para preservar la Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) en situaciones como la actual; si hablamos de  SAN hay muchas preguntas que planteo a mi país y que lanzo con la ilusión que puedan tener alguna respuesta:


Si nos jactamos de nuestra riqueza de productos hidrobiológicos ¿porque no pude encontrar ni una latita de anchoveta en algún supermercado?


Si nos jactamos de contar con abundantes “súper foods” peruanos ¿porque éstos no están accesibles al común de los peruanos?, me refiero a los arándanos, paltas, chirimoyas, espárragos, etc.


Si nos jactamos de ser una potencia gastronómica, ¿porque los productores son los que sufren una mayor inseguridad alimentaria y nutricional?


Y finalmente, ¿porqué con todos nuestros maravillosos recursos nos cuesta tanto lograr para la nutrición el rol protagónico que realmente merece?. Como nutricionista pública peruana no me voy a cansar de reclamarlo.
 

_____________

Por: Dra., M.Sc., Nutricionista, Faviola Jiménez Ramos. CEO de la Red Peruana de Alimentación y Nutrición (RPAN). 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload