Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

Estos son los rincones del mundo donde los niños pasan hambre

13 Jan 2020

De los 105 países del planeta en los que la desnutrición es un problema, solo cinco lograrán reducirla sustancialmente en los próximos años. Una nueva y exhaustiva investigación muestra los datos incluso por provincias.

 

 

Jigawa es uno de los peores sitios del mundo para nacer. Se trata de uno de los Estados que componen Nigeria, fue fundado en 1991 y tiene el tamaño de la Comunidad Valenciana. Este sitio en concreto está entre los que tiene el mayor porcentaje en el mundo de desnutrición crónica: el 64%. Le siguen la provincia Karuzi (Burundi), Uttar Pradesh (India) y Houaphan (Laos).

 

Un macroestudio que se acaba de publicar en la revista Nature permite observar por primera vez con ese nivel de detalle la lucha contra el hambre a nivel mundial. Y también deja una conclusión preocupante: solo cinco países en el mundo mejorarán considerablemente sus resultados en los próximos años: Palestina, Peru, Paraguay, Santo Tomé y Príncipe, y Turkmenistán. Son los únicos que cumplirán en 2025 con la meta marcada por la OMS de reducir la desnutrición crónica en un 40% y la aguda, al 5%. "El retraso en el crecimiento es irreversible si no se aborda durante los primeros mil días después de la concepción, mientras que la desnutrición aguda se asocia con una alta mortalidad", explica Damaris Kinyoki una de las investigadoras principales del estudio.

 

El grupo de científicos de la Universidad de Washington recopiló y analizó la información por regiones, provincias o condados entre 2010 y 2017 de 105 países en los que viven el 99% de los niños con retraso del crecimiento. En el estudio ha participado el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). “En lugar de comparar un lugar con otro a nivel de resultados nacionales, los países pueden ver las diferencias entre cada región y tratar de reducirlas”, puntualiza Kinyoki. En resumen, ahora es más difícil ocultar la desigualdad gracias a la media aritmética entre provincias.