Mito: El aceite de oliva puede tomarse sin límite

¡Verdad o mentira!!!.... MENTIRA

 

 

Cualquier alimento tomado en exceso origina problemas en el organismo. La diferencia entre un alimento y un veneno puede estar simplemente en la cantidad ingerida.

 

El aceite virgen de oliva tiene muchas ventajas sobre el resto de las grasas, ya que es más natural al ser el único que se puede obtener simplemente por presión, sin someter el producto ni a calentamiento ni a la acción de disolventes que pueden dejar su rastro en el producto final.

 

En su composición domina, por su cantidad y calidad, el ácido oleico, y están presentes, en la proporción justa, el poliinsaturado y esencial linoleico, y en pequeñas cantidades otros como el palmítico y es esteárico.

 

Entre los insaponificables se encuentran el tocoferol (provitamina E), que previene la oxidación, y los polifenoles, que además de participar en el sabor y en el aroma, cumplen una importante labor retrasando el envejecimiento celular. Hay también, en pequeña pero suficiente proporción, alcoholes terpénicos a los que se les ha descubierto una actividad obstaculizadora en la absorción del colesterol.

 

Es conocida la forma en que el aceite de oliva actúa sobre el metabolismo del colesterol, con la consecuente reducción de enfermedades cardiovasculares (infartos, trombosis, etc.). Igualmente favorece la motilidad intestinal, regula la actividad del antro pilórico, facilita la de la vesícula biliar -mermando la formación de cálculos-, protege a las estructuras celulares frente a la oxidación -lo que está muy ligado a la menor aparición de procesos tumorales- y su poder antioxidante colabora en la destrucción de los radicales libres, causantes del envejecimiento celular. Todas estas acciones parece que se traducen, aunque todavía no está totalmente demostrado, en una manifestación más tardía de los fenómenos que determinan el envejecimiento.

 

No es el momento de enumerar las virtudes gustativas del aceite de oliva, que han hecho de él la grasa más apreciada por los grandes cocineros, ni de recordar que es seguramente el elemento más significativo de la dieta mediterránea. Pero a pesar de todos estos valores, que difícilmente se encuentran en ningún otro alimento, no podemos olvidar que un gramo de aceite de oliva tiene nueve calorías, por lo que, hay que ser prudentes en su consumo adecuado, a fin de no añadirlo en exceso en ensaladas, menestras, pescados, etc. 

 

_______
Referencia:
¿Verdad? ¿mentira? La respuesta a los mitos más frecuentes de la alimentación. Ismael Díaz Yubero, José Luis Murcia. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

imagen 2 curso grasas.jpg
Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes