Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

Cuáles son las 7 edades del apetito (y por qué son determinantes para tu salud)

17 Sep 2019

¿Come usted para vivir o vive para comer? Con la comida mantenemos una relación complicada, en la que influyen el coste, la disponibilidad e incluso la presión de nuestro entorno.

 

 

Pero hay una cosa que todos tenemos en común: el apetito, es decir, nuestro deseo de comer.

 

Es posible que el aumento del apetito tenga una dimensión física o psicológica; sin embargo, si bien es cierto que el hambre —el mecanismo de nuestro cuerpo que nos hace desear comida cuando necesita alimentarse— forma parte del apetito, no es el único factor que lo determina.

 

Al fin y al cabo, muchas veces comemos sin tener hambre, y podemos saltarnos una comida aunque nos ruja el estómago.

 

Estudios recientes han puesto de relieve que la abundancia de señales de comida —olores, sonidos, anuncios publicitarios— en nuestro entorno es una de las principales causas del exceso de consumo.

 

Nuestro apetito no es invariable, sino que experimenta cambios durante toda la vida, a medida que envejecemos.