Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

La cebolla: propiedades, beneficios y valor nutricional

La cebolla es uno de los alimentos más saludables, pues contiene sulfuros, antibióticos naturales que protegen del cáncer y de las cardiopatías.

 

 

La cebolla (allium cepa), otro bulbo de la familia Liláceas, es consumida desde hace 3000 a.C. Su piel externa es muy fina, que varía de blanco a tonos marrones, rojos y morados. También varía de tamaño y de forma, redonda, ovalada o achatada. Su fuerte olor característico aparece al cortarla, en que la enzima allinasa convierte los sulfóxidos, precursores de ácidos sulfénicos que se reestructuran en un compuesto lacrimógeno propano tial-S-óxido. 


Las cebollas contienen altos niveles de un potente compuesto, el sulfuro de dialilo, responsable de su fuerte olor, que ayuda a prevenir el cáncer bloqueando los efectos de los carcinógenos (partículas causantes del cáncer) en el organismo.

 

Las cebollas de color rojo, morado, más que la de color blanco, contienen flavonoides, como la quercetina, con magníficas propiedades antioxiodantes que previenen la trombosis y protegen frente a las cardiopatías y el cáncer. Además, la quercetina ejerce un efecto antihistamínico y antiflamatorio. Bloquea la enzima que causa la acumulación de sorbitol, un azucar que en grandes cantidades perjudica a la vista, los riñones y el sistema nervioso.

Se trata de una hortaliza con propiedades antibióticas que ayudan a aliviar la congestión nasal en el resfriado.

 

Es además rica en cromo, un oligoelemento que ayuda a las células a responder a la insulina, así como en vitamina C y otros oligoelementos.

 

En resumen, las propiedades funcionales de la cebolla son las siguientes:

  • Protege de varios tipos de cáncer, incluido el pulmón.

  • Protege el corazón y el sistema circulatorio y aumenta el colesterol "bueno" en sangre.

  • Es antiflamatoria, alivia los síntomas de las artritis.

  • Regula la respuesta a la insulina.

  • Contienen vitamina C, vitamina B6, calcio, potasio y fósforo, que contribuyen mucho a una buena salud cardiovascular.

  • El fósforo y el calcio favorecen el crecimiento de los huesos, manteniendo el cuerpo joven y fuerte.

  • Neutralizadora de osteoclastos, células que degradan los huesos y provocan  la aparición de osteoporosis.

 

Consejos prácticos

 

  • Las cebollas se conservan varios meses en lugares frescos, secos y aireados (siempre que no se toquen entre si), si bien su contenido en vitamina C disminuye con el tiempo.

  • Para elaborarlas, remójelas en aceite para conservar los máximos nutrientes.

  • Las cebollas suaves pueden cortarse en aros y comerse crudas.

  • Hay muchas variedades de cebolla, desde las blancas, más grandes y afufradas, hasta las rojas, más pequeñas y dulces.

  • Se puede consumir cruda, hervida, cocida, frita, glaseada o rellena.

  • De vez en cuando, escoja una variedad fuerte: cuanto más sabor tenga, mayor será el contenido en flavonoides anticancerígenos. 

  • Por su versatilidad y bajo contenido calórico, propiamente nada de grasas, son muy apreciadas en dietas hipocalóricas.

 

¿Sabías que...?

 

  • Si cocina las cebollas al fuego vivo destruirá un gran porcentaje de los compuestos de sulfuro beneficiosos que contienen.

  • La cebolla posee una estructura celular especialmente notoria, por lo que suele ponerse bajo los microscopios escolares como ejemplo de célula vegetal.

 

 

________
Referencias:
- Los 100 alimentos más sanos. 1ra edición en español.
- 100 alimentos para mantenerse joven. Charlotte Watts. 1ra edición española.

- Alimentos Bromatología - Carlos Alvarado, Ortiz Ureta, Teresa Blanco Blasco