El ajo... apreciado alimento saludable

Apreciado como alimento saludable desde hace miles de años, el ajo es un potente antibiótico y reduce el riesgo de padecer cardiopatías y cáncer.

Si bien se acostumbra consumirse en cantidades reducidas, el ajo tiene propiedades muy saludables. Es rico en compuestos de azufre, a los que debe su fuerte olor, pero son también su principal fuente de beneficio para la salud.

El ajo (Allium sativum L.) de la familia Liliáceas, es una planta de la misma familia que la cebolla, los puerros y las chalotas; es originario del Asia Central y se cultiva en clima soleado y seco. Se emplea como condimento clásico en muchas cocinas. Su fuerte olor tan característico se siente cuando se corta, pica o tritura, debido a disrupción de las membranas, quedando libre la allinasa, enzima que convierte unos compuestos órgano sulfurosos, sulfóxidos de aminoácidos no nutritivos, en ácidos sulfénicos, que en la cebolla forman un compuesto lacrimógeno y en el ajo, uno oloroso.


Es un potente antibiótico, y ello está perfectamente identificado con el nombre de garlicina (procedente del ingles "garlic" que es trducción de ajo o alicina, del latin allium, que es la denomincación científica de la planta). Pero hay que matizar que este antibiótico se forma al combinar dos sustancias que componen el ajo: la aliina y la alinasa, lo que sucede cuando el ajo es machacado, cortado o durante la acción de los jugos gástricos en el estómago.


El proceso de formación es el mismo que se da cuando la planta es atacada por un insecto o por cualquier causa mecánica y el bulbo se defiende originando una sustancia antiséptica con efectos demostrados frente a virus, bacterias y hongos.


El problema es que el antibiótico generado tiene un periodo de actividad muy corto, por lo que debe ingerirse inmediatamente después de ser cortado o machacado, y siempre en crudo, porque es muy sensible y al calentarlo se inactiva, dándose la circunstancia, además, de que el mismo principio inmediato es el responsable del olor, que disminuye en gran medida cuando se cocina y paralelamente a la perdida de las propiedades terapéuticas.


El ajo ayuda a minimizar el riesgo de padecer cardiopatías y varios tipos de cáncer. Parece desempeñar un papel paliativo en las úlceras estomacales.


El ajo es antibacteriano, antiparasitario y antifúngico. Su consumo habitual limpia los intestinos, protege el sistema inmunológico y previene una larga lista de infecciones y trastornos asociados al envejecimiento prematuro. Gracias a sus propiedades antibacterianas, en la I y II Guerra Mundial se utilizó como antiséptico. El ajo diluye la sangre con tanta eficacia que su consumo elevado podría resultar peligroso si de toma con anticoagulantes como la warfarina. Por ese mismo motivo es excelente su consumo para prevenir la aterosclerosis y la enfermedad de las arterias coronarias. Basta un diente de ajo al día para bajar la tensión arterial y regular el nivel de colesterol, así como favorecer la nutrición de la piel asociada a una buen circulación sanguínea.


Podemos resumir sus beneficios:


- Previene la formación de trombos y placas arteriales y reduce el riesgo de sufrir cardiopatías.

- Es un antibiótico, ativiral y antifúngico natural.

- Contiene inulina, una fibra prebiótica que favorece la proliferación de flora intestinal y facilita la digestión y la depuración.

- El azufre ayuda a eliminar del organismo metales pesados perjudiciales para la salud como el plomo y el mercurio.

- Asociado desde siempre a la vitalidad y la prevención de enfermedades asociadas al envejecimiento prematuro.

- La ingesta regular de ajo reduce considerablemente el riesgo de padecer cáncer de colon, estómago y próstata.

- Ayuda a prevenir las úlceras estomacales.


Es indudable que el ajo contiene principios activos favorables para el organismo y que, por lo tanto, su presencia en la dieta resulta conveniente. En cuanto a su poder antibiótico, es mucho más recomendable recurrir, en caso de infección, al consejo médico, que encontrará, siempre y para cada caso, alguno de su eficacia superior a la de la alicina del ajo.

Consejos prácticos


La cocción reduce la efectividad del ajo, que si se consume crudo constituye un remedio medicinal muy versátil. Al picarlo, majarlo o mascarlo libera alicina, una sustancia antibacteriana y antifúngica responsable de su sabor picante.


¿Sabías que...?


A los esclavos que levantaron las pirámides se les daba pan con ajo, uno de los condimentos más antiguos, para aumentar su resistencia. En las tumbas egipcias se han descubierto cabezas de ajo moradas de unos 45 dientes.


________ Referencias: - Los 100 alimentos más sanos. 1ra edición en español.

- 100 alimentos para mantenerse joven. Charlotte Watts. 1ra edición española. - Alimentos Bromatología - Carlos Alvarado, Ortiz Ureta, Teresa Blanco Blasco

- ¿Verdad? ¿mentira? La respuesta a los mitos más frecuentes de la alimentación. Yubero, Ismael Díaz; Murcia Gracía, José Luis. 1ra edición española.

imagen 2 curso grasas.jpg
Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Síguenos

            970 933 110                      informes@rpan.org

Logo_r-pan_16_AÑOS.png

INFORMES E INSCRIPCIONES

970 933 110  

 

informes@rpan.org

  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn
  • logo 03