Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

MITO: El pan y la pasta integrales son mejores que los refinados

¿Verdad o mentira?... ¡VERDAD!

 

 

El pan y la pasta integrales son ricos en fibra y su ingesta es muy recomendable para nuestra dieta, puesto que la fibra del salvado (cubierta externa del grano) tienen la capacidad de absorber agua y fijar cationes y facilitando a su vez la eliminación de residuos intestinales. Por esto el salvado es fundamental para evitar estreñimientos y en los regímenes de adelgazamiento y, además, tiene efectos positivos frente a la acidez de estómago, diverticulitis, control de azúcar en sangre, hemorroides y algunos tipos de cáncer.

 

Panes y pastas tienen su origen en los cereales y, dependiendo del tratamiento que les demos durante el proceso de molienda y posterior cernido para la obtención de las harinas que servirán para su elaboración, los aprovecharemos en su integridad o prescindiendo de alguno de sus componentes. Por ello, la diversidad en la composición de panes y pastas puede ser notable.

 

La molienda comienza con la rotura del grano del cereal, lo que facilita la separación del piricarpio del endospermo. Una vez limpio el grano, se procede al despuntado y al descascarillado, durante los que se elimina el embrión y las cubiertas externas (el salvado); a continuación se tritura el grano y, después, se pasa por una serie de tamices que separa la harina según el groso