Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

Bacterias intestinales, culpables de la relación entre carnes rojas y riesgo cardiovascular

13 Dec 2018

Los resultados podrían servir para desarrollar nuevos tratamientos para interrumpir este proceso antes del desarrollo y la progresión de la enfermedad cardiovascular.

 

 

Dos estudios publicados explican los mecanismos implicados en la asociación entre el consumo de carnes y el riesgo de enfermedad cardiaca. Además, los ensayos llevados a cabo por investigadores de la Clínica Cleveland (EE.UU.) desvelan el papel que desempeñan las bacterias intestinales en ese proceso, en concreto el compuesto TMAO (N-óxido de trimetilamina), un subproducto de bacterias intestinales que se forma durante la digestión, que puede conducir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, como infartos o ictus. Los resultados podrían servir para desarrollar nuevos tratamientos para interrumpir este proceso antes del desarrollo y la progresión de la enfermedad cardiovascular.

 

En 2013, este mismo grupo publicó por vez primera que las bacterias intestinales en el sistema digestivo pueden ser responsables de que las carnes rojas aumenten dos sustancias químicas asociadas con la enfermedad cardiaca, la L-carnitina (un nutriente que se puede medir en la sangre ) y una sustancia llamada trimetilamina-N-óxido o TMAO, producida por las bacterias en el tracto digestivo a partir de L -carnitina, y vinculado a los principales eventos cardíacos. Se estudió a un grupo de voluntarios vegano, vegetarianos y omnívoros y se observó que los veganos y los vegetarianos tenían menos L -carnitina en la sangre que los omnívoros y, cuando veganos y vegetarianos consumieron carnes rojas, su sistema digestivo produjo menos TMAO que los omnívoros.

 

Estos datos podrían aclarar por qué las dietas ricas en carnes rojas se asocian con un mayor riesgo cardiovascular, ya que el contenido de colesterol y grasas saturadas en la carne roja no parece ser suficiente para explicar el aumento de los riesgos cardiovasculares. Hata ahora, esta discrepancia se ha atribuido a d