Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

Mito: El uso de la sal en las comidas debe controlarse al máximo

¿Verdad o mentira?... VERDAD!!!

 

 

Pareciera que el gusto por la sal no es más que una costumbre excesivamente arraigada en nuestra sociedad, ya que si bien nuestro organismo necesita sal para funcionar, ya la recibe de la composición natural de los alimentos de origen animal y vegetal, que en su propia composición portan cloruro sódico (sal) (1).

 

El cloruro de sodio, principal componente de la sal, participa en la transmisión de los impulsos nerviosos y desempeña un papel importante en la regulación de las contracciones musculares, especialmente del corazón. Su presencia es indispensable para el control del equilibrio osmótico y del equilibrio ácido-base en la célula (2).

 

Necesidades diarias y fuentes alimenticias


La Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) considera que el consumo excesivo de sal contribuye a la presión arterial alta, que constituye el principal factor de riesgo de muerte por ataque cardíaco, accidente cerebrovascular e insuficiencia renal. El consumo de más de 5 gramos de sal por día aumenta los riesgos, pero es difícil darse cuenta de cuánta sal está comiendo una persona, ya que los alimentos procesados suelen tener un alto contenido de sal (3).