Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

Un alimento milenario contra la desnutrición

13 Aug 2018

 

Se llama espirulina. Es su forma de espiral, y no sus propiedades, la que le da nombre. Porque los múltiples beneficios que reporta para la salud esta microalga de color verde azulado en realidad allanan —no retuercen— el camino para acabar con la desnutrición. A pesar de que se ha hecho popular recientemente —ya hay quien la llama el oro azul—, la espirulina es un ser vivo “tan primitivo que está a medio camino entre una planta y un animal, pertenece a la familia de los primeros organismos que aparecen en la Tierra hace 3.500 millones de años”, indica la bióloga Paula Rivero.

 

Ya en la Conferencia Mundial de la Alimentación de Naciones Unidas del año 1974 se definía la espirulina como uno de los mejores alimentos para el futuro de la humanidad. Mucho antes, tampoco había pasado desapercibida para la civilización azteca. “Está documentado que cuando fueron los colonizadores a México, los locales recogían del lago Texcoco una especie de masa verde, la filtraban, la secaban en telas de filtros y se lo comían. Hay dibujos de la época de todo esto y también se decía que los corredores comían esa masa verde y lo utilizaban para transmitir información de un lado a otro del país, explica Rivero.

 

Hoy sabemos que se trata de una cianobacteria. Es decir, una bacteria capaz de hacer la fotosíntesis, precisa la bióloga. “En los años sesenta, unos belgas hicieron una expedición transahariana y cuando llegaron al lago Chad se dieron cuenta que la población que vivía alrededor, los kanembú, diferían en su constitución física del resto de poblaciones que habían visto y no presentaban carencias nutricionales, así que empezaron a investigar. Observaron que las mujeres iban al lago a filtrar una masa verde, la secaban y preparaban una especie de galleta a la que llamaban dihé, que luego vendían en el mercado”. Así que los belgas cogieron una muestra del lago, regresaron a su país y la analizaron. Fue entonces cuando se dieron cuenta que estaban ante uno de los alimentos más completos que existen a nivel nutricional y el más rico en proteínas y en hierro.

 

Rivero lleva dos años trabajando en el proyecto Spiruline Sahra’Oui, que busca aprovechar las propiedades de la espirulina en el S