Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

Mito: La fibra es esencial para un sistema digestivo sano

¿Verdad o mentira?... ¡VERDAD!

 

Se entiende por “fibra” a un conjunto de componentes de origen vegetal que no son atacados por los fermentos digestivos humanos y, en consecuencia, no son digeridos. Aunque la fibra no está considerada como un alimento, porque no lleva nutrientes que sean absorbidos por el organismo, su presencia es fundamental en nuestra dieta para el correcto funcionamiento del aparato digestivo.

 

La carencia de fibra dietética en la dieta del hombre, es un factor causal de numerosas enfermedades denominadas “enfermedades de la civilización”, como la diabetes, obesidad, diverticulosis, las enfermedades cardiovasculares, etc. Actualmente se dispone de diversas fuentes de fibra dietética, como los cereales, granos, vegetales, frutas y legumbres, las cuales pueden ser consumidas de manera directa.

 

La fibra es la suma de la lignina y polisacáridos no almidónicos (celulosa, hemicelulosa, pectinas, gomas y mucilagos) de las plantas. Es la fracción de la pared celular de las plantas, resistente a la hidrólisis por las enzimas digestivas del ser humano, pero son fermentados por la microflora colónica y excretados por las heces (2)


Son de dos tipos:

 

Fibra soluble
Este tipo de fibra hace que sea más lento el desdoblamiento de los carbohidratos complejos, como la fécula, en azúcares simples, como la glucosa, de modo que la absorción del azúcar es menos rápida y, por ende, sus concentraciones en la sangre más bajas. Durante la digestión, la fibra soluble forma una masa gelatinosa que une el colester