Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

Mito: El selenio retrasa el envejecimiento

7 Jul 2018

¿Verdad o mentira?

 

Nuestro cuerpo necesita de múltiples vitaminas y minerales esenciales que le permiten realizar de manera óptima cada una de sus funciones. Dentro de esa amplia gama está el selenio, mineral esencial cuando se trata del fortalecer el sistema inmune que protege nuestro cuerpo. 

Está perfectamente demostrado que el selenio es un mineral con un alto poder antioxidante. Esta virtud nos ayuda a prevenir el envejecimiento celular que nos causan los radicales libres, tanto a nivel externo como interno.

 

Las últimas investigaciones demuestran que el selenio, en cantidades adecuadas, es beneficioso frente al envejecimiento prematuro, la arterioesclerosis y otros problemas cardiovasculares, enfermedades degenerativas, algunos tipos de cáncer, prostatitis crónicas, deseo sexual, alteraciones inmunológicas, acné, etc. 

 

Gracias a su alto poder antioxidante, que se potencia cuando va unido a niveles apropiados de vitamina E, previene y retrasa el envejecimiento de la membrana de las células nerviosas; protege el hígado, retardando la degeneración grasa; refuerza el ejercicio de los músculos, favorece la eliminación de urea y de ácido úrico; interviene en la composición de enzimas, que son fundamentales en el funcionamiento del sistema inmunológico y en la consiguiente creación de anticuerpos. 

 

¿Qué alimentos son ricos en selenio?

El selenio se encuentra naturalmente presente en muchos alimentos. La cantidad de selenio en los alimentos de origen vegetal depende de la cantidad de selenio del suelo en que son cultivados. La cantidad de selenio en productos de origen animal depende de la cantidad de selenio en los alimentos que consumen los animales.

El selenio participa en la cadena alimentaria a través de las plantas, que transforman el inorgánico en orgánico. Las semillas y  cereales son los vegetales con la mayor capacidad para captarlo, pero también se concentra en el hígado, la leche y los huevos, por lo que es muy aconsejable el consumo de estos productos y de sus derivados. En menor cantidad lo podemos obtener en pescados, mariscos y algunas frutas.

 

 

 

 

 

Share on Facebook