Contacto:        970 933 110  /  (01) 252 9175            informes@rpan.org
whatsapp02.png

Más frutas, menos harinas, el objetivo de los quioscos saludables de las escuelas

31 May 2018

Al principio no te das cuenta. Le compras caramelos, un paquete de galletas, un turrón. Luego le das dinero y se los compra él. Lo ves feliz pero después comienzan los problemas: de salud y autoestima. Los enojos porque ya no le entra su remera preferida o las burlas de sus compañeros. Es duro". Las palabras son de Lucía Lombardi, mamá de Joaquín. El niño de 13 años está en un tratamiento nutricional para combatir la obesidad y por ese motivo su madre -además de modificar los hábitos alimenticios en su casa- pidió el pase para inscribir a Joaquín en una escuela de Villa del Parque. La nueva escuela tiene quiosco saludable: un proyecto que busca mejorar la alimentación de niños y adolescentes.

En la última década hubo diversas legislaciones referidas a los trastornos de la conducta alimentaria en las escuelas. La mayoría no prosperó. En 2008 se sancionó la ley nacional 26.396 que promueve un ambiente escolar saludable mediante el desarrollo de estándares alimentarios en sus comedores: dicha ley aun no fue reglamentada. En 2014 la Cámara de Diputados bonaerense aprobó un proyecto para establecer la "comercialización de alimentos saludables en todos los quioscos y bufetes de establecimientos escolares", pero nunca fue tratada en el Senado.

 

En 2016 se creó -mediante el decreto 732/16 del Ministerio de Salud de la Nación- el Programa Nacional de Alimentación Saludable y Prevención de la Obesidad, coordinado por el doctor Alberto Cormillot quien tuvo que renunciar a los pocos meses por "la imposibilidad de avanzar y el no cumplimiento de pactos destinados a hacer un sector eficiente". Así, la única que resistió con éxito dentro de esta seguidilla de legislaciones alimentarias es la ley 3704 de "Alimentación saludable" sancionada por la legislatura porteña en 2010.